Las Flores Institucional Las Flores Institucional Las Flores Institucional Las Flores Institucional Las Flores Institucional Las Flores Institucional Las Flores Institucional
Inicio - NovedadesLa CiudadLa NaturalezaLos EventosComo llegarServicios
 
 
El Mirador


 

El Mirador es parte de los restos históricos que quedan aún en pie de la guerra contra la indiada que populaba estas amplias tierra, azotando con malones salvajes la colonización de las pasturas por parte de los argentinos pioneros que querían establecerse hacia la conquista del desierto. Desde su torre se pódia observar atentamente y prevenir a la población de los ataques y saqueos de los nativos de esta región.

 
Plaza Mitre
 


Es la plaza céntrica de la planta urbana. Hasta 1901 se la llamó Plaza Carmen y estaba circundada por rejas de hierro. Actualmente esta fuente está ubicada en la calle Rivadavia frente a la Iglesia, enmarcada por el único vestigio del antiguo adoquinado.


 
Escuela Normal
 


Su creación fue el resultado de un largo proceso de tramitaciones, realizadas por una Comisión de vecinos ante las autoridades nacionales. Finalmente, la Escuela Normal Mixta de Maestros de Las flores, fue creada en 1917.
En el año 1961, la escuela recibió el nombre de "Domingo Faustino Sarmiento".


 
 
       
 


Poseedora de ese mágico encanto que caracteriza a los pueblos típicos de la llanura pampeana, Las Flores se abre, con la hospitalidad y la calidez propia de los habitantes del interior de la Provincia de Buenos Aires, dispuesta a compartir todo su patrimonio natural y cultural con los visitantes.

Enclavada en el centro este de la provincia, Las Flores cuenta con una ubicación estratégica que, sumado a la escasa distancia que la separa de grandes urbes como son la Ciudad de Buenos Aires o La Plata y al fácil acceso por Ruta Nacional N° 3, la constituye en una alternativa muy atractiva para el miniturismo.

Su principal acceso es la ruta Nacional Nš 3, a 187 km de Buenos Aires. También está vinculada con las rutas provinciales 30, 61 y 63.

   

Las Flores es la localidad cabecera del partido de Las Flores, en el centro de la provincia de Buenos Aires, Argentina. Además de la agricultura y la ganadería —base de la economía de toda la región—, en Las Flores se destaca la producción industrial de indumentaria, basada en la producción a pequeña escala.

Por integrar la Cuenca del Salado, todo el territorio del partido esta zurcado por ríos, arroyos y lagunas que los amantes de la vida al aire libre y en especial aquellos apacionados de la pesca, disfrutan todo el año.

Las pequeñas comunidades rurales, constituyen un destino atractivo para quienes gustan disfrutar de la campiña. Las grandes estancias, por su parte se han convertido en una de las elecciones predilectas de los turistas extranjeros que vienen interesados por conocer como se desarrolla la vida rural de nuestra pampa.

   


Rica en historia, la ciudad cabecera, tiene un trazado típico del siglo XVII, que se evidencia en el conjunto central constituido por la Plaza Mitre, el Palacio Municipal y la iglesia. En su arquitectura se entremezclan edificios modernos con aquellos que testimonian la fuerte influencia española, italiana y francesa producida por los movimiento migratorios del siglo XIX. La ciudad cuenta con una serie de espacios abiertos que promueven el esparcimiento y el contacto con la naturaleza.

Cuando el gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas creó el partido de Las Flores las tierras pertenecían casi en su totalidad a él mismo y sus parientes. La primer sede administrativa del partido no se encontraba en el pueblo de Las Flores —que aún no había sido fundado— sino en la Estancia San Agustín, en el paraje Gorchs.

Con la caída de Rosas en la batalla de Cepeda, sus campos son expropiados, y el 25 de marzo de 1856 Manuel Venancio Paz resuelve fundar —sin ningún tipo de ceremonia— el pueblo de Las Flores, secundado por el agrimensor Adolfo Sourdeaux, quien realizó la delimitación del ejido. Aunque en el lugar ya existían algunas casas anteriores al poblado, el progreso edilicio fue lento, lo cual no impidió que antes de 1860 ya existieran en el lugar un templo católico, una comisaría y una escuela. Como en tantos otros poblados, la llegada del ferrocarril en 1872 significó un renovado impulso a la localidad. Pronto llegarían una sucursal del Banco Provincia de Buenos Aires, la remodelación de la plaza principal, un periódico y la luz eléctrica.